Inicio

En la actualidad, en el siglo XXI nos encontramos con numerosos problemas económicos, sociales y medioambientales. Desde el punto de vista de la empresa, queremos satisfacer necesidades: ahorrar en la factura de la luz, fomentando a la vez la práctica del deporte, produciendo nuestra propia energía, gracias a la energía del movimiento.

Por ello, tratamos de ofrecer máquinas que podemos encontrar en un gimnasio habitualmente pero llevaría instalado un convertidor de energía cinética a energía eléctrica. Y mediante el esfuerzo físico, podremos utilizar esa energía. A nuestro favor, nuestro producto consume mucho menos que una máquina de gimnasio normal y además consigue producir su propia energía.